“A Maria No le Gusta mi Leche”



"A María no le gusta mi leche!", Declara la joven madre. "No debe ser lo suficientemente buena para ella. Creo que es tiempo de darle la fórmula. "

Sus palabras sorprenden a la enfermera de la clínica. Maria, con cuatro semanas de edad, había recuperado su peso al nacer en tan sólo diez días y estaba creciendo velozmente, a una onza por día. Veo sus mejillas se empezaban a llenar, y ella está ensuciando sus pañales que da gusto. ¿Por qué esta pensando que su madre que la lactancia va mal?

"Ella no parece satisfecha", explica la madre de María. Después de un profundo suspiro, esta joven madre agrega: "y ella parece estar mas fastidiada esta semana".

Cuando fue con el bebé a las dos semanas para pesarla, la enfermera le había dicho que todo iba bien con la lactancia. El bebé estaba agarrándose muy bien, se podía escuchar como tragaba la leche.  El papá llevaba un registro cuidadoso de pañales mojados y las heces. Pero la mamá de María se está dando cuenta de algunos comportamientos, no relacionados con la alimentación,  que la estaban preocupando, haciéndola pensar que ella tenía una producción de leche insuficiente.

Las investigaciones sobre la lactancia materna nos demuestran que las preocupaciones de esta madre son comunes. Estas investigación muestra que una madre le vigilará de cerca para ver si su bebé se pone en un estado de alerta y  la mirará profundamente a los ojos. Ella se dará cuenta si ella es capaz de calmar a su bebé con eficacia, y se sentirá mal si su bebé está irritable o difícil de consolar.

La enfermera se apresura a entender las necesidades de la madre, por lo que ella comenta con entusiasmo, "¡Ella se ve tan feliz contigo! Cuando usted habla con su bebé, se le relaja la frente, sus ojos se abren, y las cejas suben. "Un momento más tarde, continúa," Cuando usted habla, levanta la cara hacia la suya y mueve sus brazos en círculos suaves sobre su cabeza- casi como si estuviera bailando con usted. "

Entonces la enfermera invita a la madre a ver a María jugar algunos juegos infantiles   “La joven madre sonríe y le entrega su bebé a la enfermera. La enfermera la balancea suavemente para llevarla a un estado lo más atenta posible, "El Estado de alerta" Los ojos de la bebé aclaran  y mira fijamente al cascabel rojo que tenía la enfermera a unos 20cm de su cara. A medida que la enfermera lentamente mueve el cascabel, los ojos de la bebé sigue con atención el juguete de un lado al otro. La mamá se sonríe y dice “creo que es muy inteligente”

Mientras cargaba a María cerca de la cara de su madre, la enfermera alenta a la joven madre a llamar el nombre de su bebé. Al principio cuando escucha la voz de su madre se queda quieta, y luego sus ojos parecían moverse haia su madre.  La madre está encantada al ver que su hija movió su cabeza hacia la dirección de su madre y luego se da cuenta cómo sus ojos se clavan en una mirada entrañable. Con una gran sonrisa la mamá de María coge a la bebé de las manos de la enfermera y acurruca su cabeza en el pliegue del cuello suave del bebé. La madre se lleva una de sus manos a su pecho para suprimir la inesperada bajada de leche.

Después de haber aprendido más acerca de las maravillosas habilidades de María, su madre parece relajarse. Ahora es más fácil para ella escuchar los comentarios tranquilizadores de la enfermera mientras discuten comportamientos en los cuales el bebé se muestran inquieto, los cuales son normales (que comienzan alrededor de las dos semanas de edad) y cómo calmar a un bebé.


Tres meses más tarde, la mamá de María es una estrella de la lactancia materna y una defensora para las otras madres. Una tarde, vino a  clase de lactancia de la enfermera para discutir los desafíos y alegrías de la lactancia materna. Abrazando a su bebé, ella comenta "¡No sólo cuenten los pañales mojados y sucios. Conozca las increíbles habilidades de su recién nacido y usted sabrá a ciencia cierta que la leche materna es perfecta!"